Archivo de la categoría: Uncategorized

La Duma

LA DUMA COMO SIMBOLO DE LA POESIA POPULAR UCRANIANA

Por: Dr. Fabián Abdala Marzá.

Las Dumas son composiciones épicas del folclore ucraniano surgidas durante el período del Hetmanato cosaco, durante los siglos XVI y XVII, principalmente.

Épico deriva del griego ἐπικός, que a su turno es deudor del morfema también heleno: ἔπος (palabra, poema). En efecto, antes de adentrarnos a lo que Ucrania respecta, podemos completar la definición añadiendo que estas composiciones, narraciones o relatos presentan hechos legendarios o ficticios relativos a las hazañas de uno o más héroes y a las batallas reales o imaginarias en las que se han batido.

La épica se propone exaltar sentimientos de tipo colectivo, patrióticos y religiosos sobre todo, señala F. Montes de Oca (Teoría y técnica de la literatura. Porrúa,  México, 1971).

No hay dudas que el antecedente mediato de este género lo encontramos entre los griegos. Y más concretamente en: La Ilíada, el poema épico más antiguo de la historia europea (E. Crespo, Introducción a la Ilíada de Homero, Gredos, Barcelona 2006).

Cabe señalar siguiendo a los especialistas que la forma lingüística de los poemas épicos griegos arcaicos es peculiar. Arcaísmos fuera de la lengua hablada, dialectos hablados, y formas artificiales exclusivas de la epopeya.

Esta melange o sincretismo se explica en el contexto de una tradición de composición y difusión oral improvisada. El autor antes citado menciona, no sin acierto, que estas características las encontraremos en otras culturas y épocas. Basta acudir a los poemas épicos heroicos medievales de Francia, “La Chanson de Roland” por ejemplo. En el “Nibelungenlied” ((Descarga pdf)alemán o en el “Cantar del Mío Cid”(Descarga pdf) en tierras hispanas.

Pero donde creemos que hay que hacer una precisión es en el momento en que el erudito asevera: “

Particular importancia ha tenido la poesía oral serbo-croata, porque estos poemas han sido transmitidos oralmente hasta mediados del siglo XX.

Se trata de una poesía narrativa heroica recitada por un poeta semiprofesional al son de un instrumento musical de cuerda en reuniones musicales

”. (E. Crespo. Ob. Cit., pág. XV).

Nosotros creemos por nuestra parte que las Dumy revisten mayor importancia que la poesía serbo croata, sin desmerecer a esta última, la riqueza léxica, la puesta por escrito y la facilidad de la propagación de las obras, la traducción a una literatura culta de las misma, todos estos fenómenos y otros que en honor a la brevedad marginamos, hacen de la poesía épica ucraniana un hito de la literatura mundial.

Lo que acabamos de exponer no le pasó desapercibido a Alfred Rambaud, el introductor en las letras galas de la poesía ucraniana, cuando por vez primera escuchó y tuvo ante sus ojos a un Kobzar en el S.XIX. Comentó a propósito de ello: “

Este Kobzar no es un poeta en el sentido exacto de la palabra, él no ha creado nada, no hace más que conservar el tesoro de la poesía popular que le han transmitido sus antecesores. Pero esas heroicas melodías que él ha volcado en su meditación, esas orgullosas hazañas a las que regresa su pensamiento de forma obstinada, le otorgaron una cierta elevación a su espíritu y una cierta dignidad a sus caracteres. Su existencia poco difiere a la que las leyendas griegas otorgaron al mismo Homero. El paisano Ostap Veresai es el heredero más directo de los antiguos cantantes eslavos, los mismos que en el S. VI se presentaron ante el emperador griego Mauricio con una cítara en mano.

(Alfred Rambaud, L’Ukraine et ses chansons historiques, Revue des Deux Mondes. T. IX, Paris, 1875)

image

Kobzar significa quien ejecuta el “Kobza”, un instrumento de cuerda tradicional ucraniano, también identificado con la Bandura. Realizado en madera, a partir del sauce o el arce y de una sola pieza.

Aunque su nombre aparece ya en el S. XIV en una crónica polaca, el instrumento alcanzará su punto álgido de popularidad a partir del S. XVI con el Hetmanato cosaco. Uno de los autores que le consagró una biografía harto interesante, V. Emets, añade que este instrumento se ejecuta sentado y colocado sobre las rodillas, formando un ángulo de 90º (Recomendamos consultar su obra: Vasil, Emets, Kobza ta Kobzari, Berlín, 1923).

Otro musicólogo germano, especialista en el instrumento, afirmó que antiguamente el Kobza y la Bandura se trataban de dos instrumentos diferenciados. El primero se ejecutaba en los pueblos, mientras que el segundo se tocaba en las ciudades (Rigehman).

Lo cierto es que si bien la triada conceptual: Kobzar – Kobza – Dumas, no está determinada a convivir siempre, lo cierto es que en la mayoría de los casos el instrumento y su ejecutante acabarán reproduciendo algunos de los poemas épicos del repertorio del folclore ucraniano.

Por ello no es casualidad que la obra cumbre del arte literario ucraniano surgida de la pluma de Taras Shevchenko, lleve por título: Kobzar. (Enlace para su descarga).

Obra, a la que otro genio de las letras ucranianas – Iván Frankó – juzgó así: “

Este pequeño libro abrió como un nuevo mundo de poesía, explosionó como una fuente de agua fresca y cristalina…La influencia que llevó a cabo el Kobzar de Shevchenko en 1840 en San Petersburgo, tendría que ser considerado como un hito en el desarrollo de la escritura ucraniana, el segundo después de la Eneida de Kotlyarevsky

” (Iván Dziuva, prólogo a la obra Kobzar de T. Shevchenko, Járkiv, 2015).

image

Aunque como vimos los antecedentes de las Dumas se pierden en el tiempo, en lo que a Ucrania concierne, ya tenemos rastros de ellas en el S. XII, aunque como ya advertimos en reiteradas oportunidades en este escrito, ellas alcanzarán su forma culta  a partir del S. XVI.

En el lenguaje de este género épico nos encontramos con numerosos conceptos arcaicos y no pocos de motivos religiosos. El componente bélico es el principal inspirador de ellas. Por ello la mayoría de divisiones y disecciones del fenómeno Duma, tiene en cuenta este elemento.

Una de las divisiones a los efectos metodológicos propuesta y que más popularidad alcanzó señala dos momentos o dos etapas del desarrollo de la poesía épica ucraniana. La primera etapa relacionada con los tártaros y los otomanes.

A su turno dividida en otra trilogía que se compone de 1) las dumas relacionadas con la toma en cautividad por parte de los turcos; 2) la muerte heroica de los cosacos y 3) la liberación de la esclavitud y el retorno a las estepas.

Por otra parte una segunda etapa estaría integrada por los relatos o narraciones sobre la guerra contra los polacos. Hay que destacar aquí el papel jugado por Bogdan Jmelnitski, quien con actitud heroica contra Polonia y la recuperación del orgullo nacional, servirá como un motivo inspirador para esta clase de poesía.

image

Otro tema no baladí es la cuestión de los estudiosos del fenómeno que con su aporte y sus investigaciones colaboraron en la conservación de este riquísimo patrimonio artístico social de Ucrania.

En un primer período dedicado a la publicación de canciones y dumas folclóricas populares encontramos figuras como: Maksymovych y Lukashevych, nos referimos aquí al período comprendido entre 1820 y 1830.

En un segundo momento – 1840 a 1850 – nos encontramos con los escritos clásicos de: T. Shevchenko, N. Gógol, entre otros.

El último jalón arranca en 1860 y acabará en 1890, donde nos encontramos con personajes como: V. Antonovich y otros.

(Link al reportaje del ultimo kobzar)

He aquí un ejemplo, traducido, de una duma de Taras Schevchenko en 1839, intitulada ‘думи мої, думи мої’ (Pensamientos míos, pensamientos míos)

Taras Shevchenko – Pensamientos míos, pensamientos míos.

Traducido por el Dr. Fabián Abdala Marzá.

“Pensamientos míos, pensamientos míos,
Sois únicos para mí,
Aunque más no sea, no me dejéis,
En las horas bajas.
Venid volando, alas griseadas
Pichones míos,
Desde tras el ancho Dniéper
A pasearos en la estepa
Junto a los míseros kirguises
Ellos ya están empobrecidos
Desnudos ya… pero libres
Todavía extienden sus plegarias a  Dios
Venid volando, estimados míos,
Con plática suave
Los saludaré como a niños,
Y sollozaré con vosotros”.

Segunda mitad de 1847, Fortaleza de Orsk

El enlace a un video para verla

Enlace a leerla en idioma original, completa

Otro enlace para la duma

Clasificación de la Música Folclórica Ucraniana

Durante la historia, varios estudiosos de la música folclórica de Ucrania, han intentado clasificarla según el tema y forma, y han llegado a establecer cuatro grupos, en los que nos vamos a basar para, poco a poco, hablar sobre todos ellos y sus subclasificaciones.

1. En el grupo 1 se encuentran canciones  “Rituales”, entre las que encontramos los  “villancicos” como koliadky o schedryk (esta última es la canción original que luego se transformó en la famosa “Carol of the bells”  norteamericana). Están también las canciones a la primavera, las que hablan de las ninfas, (rusalka), las del festival del solsticio de verano o canciones kupala.

2. Canciones a la coseha, y para bodas (como horila sosna palala).

3. Canciones históricas y políticas, que narran hechos del pasado, sea en una forma real, épico-lírica o de forma épica, como son las Dumas y las baladas.

4. Canciones líricas, es decir, basadas en poemas, que incluyen temas familiares, sobre clases sociales, canciones de amor.

Chumak, sobre soldados y reclutas, de excursionistas o caminantes, y canciones de cuna (lullabies en inglés).
                

Según mi poca o mucha experiencia en el campo de la musica folclorica, puedo afirmar que a este grupo pertenece la mayoria de canciones tradicionales, que, de hecho, no podemos catalogar en un subgrupo fijo.

Y yo en lo personal agregaría un quinto: Música por lo general sin texto, escrita por compositores y músicos profesionales y conocidos (no anónimos como en la mayoría de las canciones folcloricas), interpretada más por grandes bandas u orquestas en teatros o eventos serios, que por una o varias personas cantando felizmente mientras estan reunidos festejando, o un muchacho seduciendo a una jovencita al pie de la ventana de su jata, o durante alguna fiesta familiar.

Este grupo de canciones cruza o no cruza el límite entre la música que conocemos como ‘clásica’, ‘barroca’ o ‘romántica’ (segun la época de su composición). A este grupo pertenecen piezas como la mencionada “Marcha de los Cosacos” en el artículo presentado hoy mismo.

En la música lírica, la naturaleza y la humanidad despiertan emociones que se transmiten a través de la música junto con un texto generalmente presente. Casi siempre se utiliza el simbolismo del pueblo ucraniano, muy presente e importante en todo tipo de música de ellos:

el águila o el halcón simbolizan la masculinidad, el poder, la belleza, coraje, valor, y la libertad; la paloma se relaciona con la femeneidad; la gaviota es el símbolo de la madre que sufre; el árbol de viburnum, muy común en la región eslava y utilizado en canciones, representa a la muchacha, y el roble al muchacho varón.

Los símiles también predominan, comparando a la jovencita con una estrella; un árbol de viburnum, un pino o la amapola o al joven mozo con un roble, un arce o un pichón de paloma.

Y varios compositores de música conocida en el mundo occidental como Nikolai Rimsky-Korsakofv o Peter Tchaikovsky, se han inspirado en canciones folclóricas ucranianas para sus obras; además de músicos ucranianos que han musicalizado poemas populares, o han escrito letra para melodías folclóricas, hecho arreglos, ampliaciones, recortes, etc.

Y como sucede en varios aspectos del arte, que ya hemos visto, una canción folclorica es tomada por un compositor de ópera, o al revés.

En el artículo “Noche de Luna” existe un ejemplo, y en este enlace podemos ver, como la primera parte de la ópera de Mykola Lysenko “Taras Bulba” (relacionado al artículo de la semana pasada), la primera canción de un kóbzar, “”Oy kriache voron syzokrylyi…”/”¡Oh! El cuervo de alas negras está graznando…….”).

Al final, la música folclórica expresa el alma de un pueblo, y por lo tanto le pertenece; son los habitantes durante toda la historia de una región en especial los que la crean y la alimentan para que sobreviva a través del tiempo; o la dejan en el olvido y así desaparezca;  le cambian, agregan o quitan el texto, o la melodía; la exportan a otros pueblos que la adaptan a su propio sentir cultural. Pero nadie puede obligarlos a renunciar a su cultura; la historia nos ha demostrado, y es el caso especial y específico de Ucrania, que una cultura no se puede prohibir; resurge y con más fuerza, aprenderemos sobre la época del plast, y también sobre la actual, en la que desde 1991 muchos autores perdidos o escondidos están apareciendo, se están formando asociaciones que se encargan de la difusión de la música, o cantantes y grupos que la están reviviendo y volviendo famosa.

Estamos y seguiremos siendo testigos de esta muestra de la supervivencia y el resurgimiento cultural, y de todos los sentidos; las artes plásticas, rítmicas y escénicas;  la literatura, y las tradiciones culturales que están muy arraigadas a ese pueblo fuerte y luchador.

Y espero que detrás de nosotros vengan otros autores que nos ayuden a difundirla dentro de un mundo hispanoamericano,  occidental, que desconoce casi por completo las maravillas de esta nación.

Y es muy halagador para nosotros, autor y artista, creadores de este blog, que se nos hayan unido dos grandes personas, expertos en lingüística e historia y cultura de Ucrania, respectivamente, la Dra. Nadiia Vasylchenko, profesora y traductora graduada de Ucraniano, y el Dr. Fabián Abdala Marzá, también traductor y catedrático de la Universidad de Kíyiv.